Cultivo de tejidos vegetales, técnica biotecnológica con infinitas utilidades

Cultivo de tejidos vegetales, técnica biotecnológica con infinitas utilidades

Te contamos por qué tu laboratorio de cultivo de tejidos vegetales debería automatizar parte de dicho proceso

Muy poca gente sabe qué es, en realidad, el cultivo de tejidos vegetales, una actividad con múltiples posibilidades y que actualmente está en pleno auge. El cultivo de tejidos vegetales engloba un conjunto de técnicas llevadas a cabo en laboratorios especializados, cuyos profesionales se dedican a cultivar células y plantas en salas blancas y con condiciones de temperatura y oxígeno controladas. Con el propósito de, mediante modificaciones genéticas, conseguir plantas, árboles y frutos más resistentes a las plagas y cambios climáticos, con mejores valores nutricionales, así como más productivos, entre otros.

Las principales aplicaciones del cultivo de tejidos vegetales

En el cultivo de tejidos vegetales se aplican los conocimientos de la biotecnología vegetal, la cual comprende diferentes áreas de la ciencia de la vida tan diversas como la bioquímica, biología molecular, inmunología, virología, industria alimentaria, genética y agricultura.

El cultivo de tejidos vegetales in vitro permite la mejora genética de las plantas a partir de modificaciones genéticas como la resistencia vegetal a virus e insectos o, incluso, el incremento nutricional de las plantas mediante proteínas modificadas. Asimismo, esta técnica también ofrece una mayor comprensión de los procesos genéticos y fisiológicos de los vegetales, ya que las condiciones medioambientales del cultivo in vitro se pueden controlar y analizar para así, mediante ensayo y error, poder aprender ahorrando tiempo y dinero.

Procedimiento habitual para el cultivo de tejidos vegetales

Cultivo de tejidos vegetales

No nos extenderemos por lo que respecta a los diferentes pasos que componen esta técnica porque como laboratorio dedicado a dicha labor sabes de sobra en qué consiste. Sin embargo, creemos oportuno mencionar las distintas fases para después hacer hincapié en algunas de ellas. El cultivo de tejidos vegetales in vitro consta de 5 etapas:

  1. Selección de la especie
  2. Establecimiento del medio de cultivo
  3. Desarrollo del tejido
  4. Enraizamiento
  5. Acondicionamiento y aclimatación

Todo este proceso se caracteriza por ser en gran parte manual, especialmente, el referido a la elaboración del medio de cultivo, el cual, por lo general, contiene sales inorgánicas, reguladores de crecimiento vegetal, vitaminas, carbohidratos y, a veces, un agente gelificante, aunque no es obligatorio. Asimismo, se pueden añadir otros compuestos, como aminoácidos, antioxidantes, retardantes o complejos naturales.

También hay que tener muy en cuenta el pH del medio de cultivo porque este afecta tanto al crecimiento de las plantas como a la actividad de los reguladores del crecimiento, el cual se debe de ajustar a valores cerca de 5.5. Además, el medio de cultivo debe esterilizarse, preferiblemente, por medio de calor húmedo en autoclave.

Como ya sabes, el establecimiento del medio de cultivo requiere de mucha precisión y control. Hay que añadir diferentes sustancias, ser exactos en las cantidades y, sobre todo, seguir un exhaustivo registro de las cuantías expedidas de cada nutriente. Para a continuación, esterilizar todo el preparado a la temperatura de esterilización deseada, consiguiendo que la mezcla quede homogénea y lista para dispensar en los recipientes de vidrio o polipropileno correspondientes. De todo ello depende el éxito de nuestro trabajo. Precisión y control que pueden ser complicadas de lograr teniendo en cuenta que es una labor que se lleva a cabo de manera manual.

Para nada dudamos de la gran profesionalidad del personal de tu laboratorio de cultivo de tejidos vegetales. Sabemos de su dedicación y profesionalidad. Sin embargo, no podemos obviar una realidad, el posible error humano. Este riesgo existe y puede suponer graves consecuencias, especialmente por lo que respecta a la salud e integridad de nuestros operarios. Así como, también una pérdida de tiempo y dinero considerable.

La manualidad del cultivo de tejidos vegetales acarrea ciertos peligros, tanto para el resultado del proceso como para el personal que manipula los fluidos. A continuación, te contamos por qué.

Los posibles riesgos de preparar manualmente el medio de cultivo para tejidos vegetales

Tal como te hemos comentado, en el cultivo de tejidos vegetales hay dos aspectos que debes intentar prevenir:

  • El posible error humano
  • Posibles riesgos laborales

Ambos pueden suponer, tanto para tus preparados como para tu laboratorio y equipo, un grave problema. Para ello, la solución está en la automatización del cultivo de tejidos vegetales. Automatizar al máximo el proceso para ahorrarte equivocaciones en la elaboración y posibles accidentes, a la par que tiempo y dinero.

Repasaremos las diferentes dificultades que, durante el procedimiento realizado de manera manual pueden darse y que con el uso de un equipo automático apto para ello se podrían solucionar.

En la esterilización del medio de cultivo, uno de los mayores obstáculos que se dan reside en la exposición al calor, la cual puede variar entre las muestras, ya que la temperatura de esterilización, por lo general, sólo se controla en un recipiente de referencia. Asimismo, durante este proceso, las botellas con el medio de agar no se pueden remover completamente impidiendo que el líquido se mezcle de manera uniforme.

Ya una vez finalizada la esterilización, hay que dejar que el medio se enfríe a la temperatura de dispensación, ello requiere un largo tiempo de espera para evitar que el operario pueda quemarse. Además, si se enfría en exceso el agar gelificará por lo que, si lo hemos preparado para luego dispensarlo de nuevo, esto comportará un gran problema.

La imprecisión es otra característica inherente al preparar manualmente el medio de cultivo, en especial en su preparación y dispensación. Se pueden ocasionar problemas de homogeneidad, composición, lotes fuera de especificaciones y desviaciones en el volumen dispensado. Para solventar este problema, cualquier laboratorio que se precie debe tener un sistema de garantía de calidad del control de su producción. Sistema que a menudo es manual y laborioso de reportar a diario ya que implica anotar muchos datos fruto de controles periódicos.

Otro gran problema en el cultivo de tejidos vegetales son los posibles accidentes y, por consecuencia, las bajas laborales. Seguro que has podido observar que, debido a las características del trabajo, tu personal realiza tareas repetitivas y se ve obligado a adquirir posturas poco cómodas que, con el tiempo, pueden acabar en bajas laborales a causa de dolores lumbares crónicos, dolores de articulaciones u otras patologías. Asimismo, la manipulación de objetos a temperaturas elevadas puede acarrear, a pesar de la formación técnica de tus operarios, de los protocolos establecidos y del vestuario y equipamiento necesarios, quemaduras y/o irritaciones graves y peligrosas.

Mejora la calidad, aumenta tu productividad, ahorra mano de obra, elimina el error humano y minimiza los posibles riesgos laborales con el preparador de medios de RAYPA

Cultivo de tejidos vegetales

En RAYPA conocemos a la perfección las necesidades de este sector. Por ello, hemos creado el preparador de medios Serie AE-MP. Gracias a él, las diferentes problemáticas arriba mencionadas desparecen dando lugar a un trabajo más rápido, barato y menos arriesgado, totalmente automatizado en un solo equipo.

Con nuestro preparador de medios:

  • Dispondrás de una amplia flexibilidad para preparar cómodamente grandes volúmenes de medio de cultivo.
  • Las líneas de dispensación se pueden limpiar y desinfectar muy fácilmente antes, durante y después de cada ciclo mediante pulsos de vapor a altas temperaturas.
  • La temperatura de esterilización es ajustable y homogénea en todo el medio. Además, dispone de velocidad de agitación ajustable mediante un potenciómetro externo e independiente
  • Por lo que respecta a la refrigeración del medio para su dispensación, el preparador tiene un control de presión y un serpentín que asegura un enfriamiento rápido del medio al final del ciclo sin tener que extraerlo de la máquina. De este modo, evitamos posibles quemaduras y también que la preparación quede expuesta a altas temperaturas durante más tiempo del conveniente. Asimismo, la temperatura de dispensación es graduable y se puede sostener de manera indefinida y el equipo cuenta con múltiples opciones de dispensación con velocidades de 9mL/s a 90ml/s mediante el uso de sensor óptico, pedal o bombas peristálticas.
  • Por último, cabe destacar el diseño ergonómico del esterilizador de medios AE-MP de RAYPA y sus diferentes dispositivos de seguridad, gracias a los cuales se previenen posturas incómodas durante largas horas, irritaciones y heridas, por tanto, se evitan accidentes y bajas laborales. En RAYPA priorizamos, ante todo, la prevención y la seguridad y, por ello, nuestros equipos cuentan con:
    • Sistema de bloqueo de puertas con presión positiva
    • Sensor de puerta abierta
    • Mensajes de advertencia y alertas
    • Detector del nivel de agua
    • Válvula de seguridad
    • Termostato de seguridad
Ventajas del preparador de medios de cultivos vegetales de RAYPA

Si quieres saber más sobre nuestro esterilizador de medios de cultivo AE-MP, capaz de preparar, esterilizar, enfriar y dispensar tus medios de cultivo en un solo equipo y con una excelente reproducibilidad lote a lote, puedes contactar con nosotros. Estaremos encantados de poder ayudarte.

Compartir publicación
Si te ha gustado Cultivo de tejidos vegetales, técnica biotecnológica con infinitas utilidades

También te puede interesar

En la actualidad, tanto los laboratorios de microbiología como los de cultivo de tejido...